MCL, una experiencia única a la que nunca renunciaremos. Por Juan Felipe Medina Miembro del Consejo Coordinador del MCL

DSCN3571

Para la generalidad de los seres humanos lea celebración de los onomásticos es motivo de alegría. Nosotros no escapamos a esa realidad y menos, cuando lo que conmemoramos es el 26 aniversario de la fundación del Movimiento Cristiano Liberación.

El 8 de septiembre de 1988 con el nacimiento del MCL se abrió una puerta de esperanza para Cuba. Nuestro Movimiento fue fundado con la aspiración de contribuir a la liberación integral de los cubanos; de que las relaciones entre los ciudadanos fuesen fraternales y solidarias y no fundamentadas en el odio, el rencor, la revancha y la violencia.

La gran fuerza del MCL radica en que sus activistas estamos a su servicio y al servicio de Cuba más allá de motivos protagónicos, de liderazgos, de fracasos o éxitos porque estamos cumpliendo con nuestra misión. El Movimiento es para nosotros una experiencia única a la que nunca renunciaremos.

Sabemos que nuestro sueño liberador se hará realidad. Trabajamos por nuestro pueblo con amor y solidaridad. A pesar de las limitaciones y escasos recursos, la angustia que viven los cubanos nos impulsa a seguir adelante por un futuro plural en libertad en una vida digna.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad