A petición del exprisonero Jose Ubaldo Izquierdo publicamos esta carta

32 ubaldo

Señor Orlando Márquez:

Quien le escribe, ex prisionero de conciencia del grupo de los 75 residente actualmente en chile, tuvo la desagradable experiencia de leer el bochornoso artículo  elaborado por usted para la revista Palabra Nueva  bajo el título “ La mediación de la iglesia”. Resulta insultante para quienes guardamos injusta e inhumana prisión por casi ocho años, que usted haga un reconocimiento público de tal envergadura al desgobierno cubano, afirmando que los 75 disidentes arrestados en la tristemente célebre primavera negra de 2003, violamos leyes . ¿de qué leyes usted habla ?, de las “impuestas” a sus ciudadanos por un régimen despótico, que engañó miserablemente a su pueblo , quitándole lo más preciado y divino para el ser humano: su libertad. ¿con quién contó el viejo dictador para aprobar dichas leyes? (si se les pueden llamar de ese modo. Nosotros fuimos detenidos y conducidos a villa marista ya con nuestras sentencias aprobadas , mucho antes de que  los amañados procesos judiciales, convertidos en reales circos romanos, se llevaran a cabo sin las adecuadas garantías procesales , que todo ser humano tiene derecho a tener , según la declaración universal de los derechos humanos. Resultamos entonces condenados a 1500 años de prisión en su conjunto, 74 hombres y una mujer, por el solo hecho de desear para la patria espacios de libertad y democracia que bajo el estalinismo imperante, jamás se convertirían en realidad, bien lejos de lo expresado por usted, que espera ver esos derechos reconocidos bajo el mandato del déspota que por desgracia dirige los designios de casi 12 millones de compatriotas.

Usted, señor Márquez, no tiene la menor y más remota idea de lo que significa estar preso por casi 90 meses en las ergástulas asesinas de la dictadura castrista. usted no conoce los desmanes que allí suceden a diario, usted desde su climatizada oficina, no imagina el hambre, el calor, el frio, la humedad, la falta de medicamentos, el real peligro de ser asesinado por vulgares delincuentes comunes , la mala alimentación, la suspensión de visitas familiares y conyugales, las requisas corporales al desnudo, las vejaciones a nuestros seres queridos y un sin fin de ultrajes a que fuimos sometidos , quienes solo hicimos valer públicamente, con el valor que a usted le falta, nuestros legítimos derechos humanos. desde su cómoda posición, solo me causa lástima y una total repugnancia . personas como usted no deben continuar desempeñando un puesto de tanta seriedad y marcado amor a la iglesia y su pueblo , como el confiado por el arzobispado de la habana a tan acérrimo defensor de la dictadura más atroz conocida por el hemisferio occidental en los últimos 60 años.

Si aun cuenta con un ápice de cordura y buen juicio, retráctese públicamente de lo expresado en su vulgar y abominable artículo. No le haga el juego a la seguridad del estado, ni al inescrupuloso loco que ha destruido, durante más de medio siglo, la rica historia y los valores morales, éticos y religiosos  de nuestra hermosa y sufrida tierra. compórtese a la altura de quienes sí , dignamente, llevan a Cristo en su corazón y a la iglesia como sangre en sus venas. tome el camino correcto de aquellos que como el padre Conrado en Santiago de Cuba, desenmascaran día a día el verdadero rostro del Lucifer que aun se encuentra al frente de los destinos de nuestra destruida nación. Actúe con justicia, no se convierta, ¡ por Dios!, en un nuevo Judas Iscariote . Si no es capaz de seguir el ejemplo del presbítero Félix Varela y Morales, quien indiscutiblemente fue el primero en enseñarnos a pensar, tenga entonces el valor de  reconocer ante la opinión pública nacional e internacional que irremediablemente se equivocó de opinión, y así pueda enmendar en algo el error de tamaña sarta de mentiras, quizás elaboradas en complicidad con los verdugos eternos de la patria cubana.

Solo así podrá entonces estar tranquilo con su remordida conciencia y con nuestro señor Jesucristo.

Muy respetuosamente:

José Ubaldo izquierdo Hernández.

Ex prisionero de conciencia. grupo de los 75.

Santiago de Chile, julio 3 de 2011.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad