Entrevista A Pedro Pablo Álvarez: por Antonio Llaca.

DE CATORCE, ¡¡¡¡¡DIEZ!!!!!

Pedro Pablo Álvarez Ramos (La Habana, 1948) tiene un rico historial de luchas por la promoción del sindicalismo independiente, las libertades fundamentales y la democracia en Cuba, por estos motivos fue condenado en abril de 2003 en juicio sumarísimo a 25 años de privación de libertad; casi cinco años después, en febrero de 2008, fue puesto en libertad gracias a gestiones del Gobierno de España donde reside en la actualidad. Un importante encuentro sindical nos hizo coincidir recientemente en Santo Domingo, República Dominicana, y Pedro Pablo accedió amablemente a contarnos algo de su vida y de su visión del futuro de la Isla.

Antonio Llaca: Pedro Pablo todos te conocemos como un destacado e incansable luchador sindical y político pero me interesa conocer algo de tus orígenes, ¿cuál fue tu primer tropiezo serio con el gobierno de Castro?

Pedro Pablo Álvarez: El primero fue en 1968, por mis ideas religiosas (católico) y “actitud contestataria” fui internado durante tres años en la tristemente célebre UMAP (*), permíteme añadir que mi padre, Carlos Álvarez Izquierdo, fue asesinado por la dictadura de Fulgencio Batista en 1958 así que difícilmente se me habría podido acusar en ese entonces de querer restaurar el anterior régimen o de pro-batistiano o pro imperialista.

ALL: ¿Y que haces a partir de 1971?

PPA: Salí de la UMAP y me dediqué a terminar la enseñanza media, además trabajaba como tornero, en ese oficio me desempeñé hasta 1979, a partir de aquí paso a trabajar como técnico en reparaciones de equipos de la Industria Sideromecánica (SIME) en la empresa “Sergio González”, fundición no ferrosa de La Habana; en esta empresa tenía un trabajo destacado y fui acreedor de diversos diplomas y reconocimientos sin embargo en mayo de 1980 me botan de la empresa por negarme a participar en los actos políticos y mítines de repudio muy en boga durante la crisis cubana de los años 80, según la Resolución 177 de mayo/1980 me despiden “por no ser confiable”.

ALL: Y como te las arreglas para vivir, en aquellos años la situación económica de Cuba era muy difícil…

PPA: Gracias a gestiones de algunas amistades conseguí un trabajo en la empresa de Albergues (“posadas” u hoteles para parejas) del INIT (Instituto Nacional de la Industria Turística), estuve entre otras en Villa Cándida, en la carretera de Vento; El Aseo, al lado de la Terminal de Trenes, etc., comencé limpiando pisos, después fui camarero y por último carpetero.

ALL: ¿Entonces te habías alejado de las actividades políticas?

PPA: No, al contrario, la posada El Aseo fue sitio de reunión del Movimiento Armonía, llegó incluso a ser registrada (allanada) por el DSE (Departamento de Seguridad del Estado).

ALL: ¿Y qué cosa era Armonía?

PPA: Era un movimiento contestatario o disidente aunque sin tener un propósito u orientación bien definida, participaban entre otros Indamiro Restano, el escritor y periodista Fabio Hurtado y el sindicalista Lázaro Cuesta. Las actividades de Armonía se paralizaron a finales de 1991 al caer preso Indamiro.

ALL: ¿Entonces tenían problemas frecuentes con la policía?

PPA: Con el policía “normal” de la PNR (Policía Nacional Revolucionaria) o el del DTI (Departamento Técnico de Investigaciones) no había mayores inconvenientes, llegaban a la posada para “resolver” un cuarto (habitación) o una botella de ron, los problemas eran con el DSE…

ALL: ¿Y el Movimiento desapareció sin dejar huellas?

PPA: No, en Armonía había gente del Puerto de La Habana, ahí surgió la idea de crear un Sindicato independiente en el puerto apoyado por trabajadores del sector gastronómico, esto fue abortado por el DSE en julio de 1991, los cuatro líderes que estaban al frente de esta iniciativa fueron expulsados de sus trabajos. A pesar de este contratiempo en octubre de ese año se funda la Unión General de Trabajadores de Cuba (UGTC) amparados en la Ley 49 del Código Laboral que decía que con 25 trabajadores se podía formar un sindicato aunque se suponía que había que “sumarse” a la oficialista CTC (Central de Trabajadores de Cuba); nos “colamos” por un resquicio de la legislación que regula las actividades sindicales pero el Gobierno cubano en su triple condición de legislador, empleador y rector de estas persigue y reprime muy duramente cualquier intento de creación de un sindicato autónomo del control oficial; en realidad la UGTC fue el primer sindicato independiente de Cuba aunque duro pocos días, de sus principales promotores Rafael Gutiérrez fue preso, Lázaro Cuesta, Manuel Manrique Zulueta y Felipe Poey fueron expulsados de sus trabajos.

ALL: ¿Qué ocurrió después de este nuevo revés con la UGTC?

PPA: A partir de aquí y a pesar del fracaso comienzan a aparecer pequeños grupos con carácter sindical, más que todo el problema era “hacer oposición”, lo que se pedía eran cosas elementales: libertad sindical y alguna reivindicación económica. Yo forme el CLC (Consejo Laborista Cristiano) pero nos percatamos de que con estos grupos no íbamos a lograr mucho, el 14 de julio de 1995 acordamos la creación del CUTC (Consejo Unitario de Trabajadores Cubanos).

ALL: ¿Cómo fueron los comienzos del CUTC?

PPA: Ahí fui elegido Secretario General, para ese entonces tenía una idea no muy completa acerca de cómo se realizaba una actividad sindical independiente, era la natural falta de experiencia así que nos dedicamos con tremendo ahínco a esta tarea y a estudiar, pero trabajamos duro y llegamos a tener delegaciones en 10 de las 14 provincias de Cuba, alcanzamos representatividad y relevancia internacional y hasta fundamos una biblioteca, un instituto de estudios sindicales y una agencia de prensa sindical independiente

ALL: ¿Y la represión por parte del Gobierno cómo se hizo sentir?

PPA: Fui preso el 12 de octubre de 2000 por pretender realizar el Congreso Nacional del CUTC; pase 106 días en prisión en esta “primera vuelta”…

ALL: Entonces hubo una “segunda vuelta”…

PPA: Sí, la “segunda” fue el 18 de marzo de 2003 durante la etapa conocida como la “Primavera Negra” de Cuba, pase 36 días en Villa Maristas, sede del DSE, de ahí a la prisión de Canaleta en Ciego de Ávila durante 15 meses, por ultimo me trasladaron a la prisión Combinado del Este en La Habana hasta mi excarcelación el 17 de febrero de 2008.

ALL: ¿Y entretanto que ocurrió con el CUTC?

PPA: El CUTC continuó y continúa su labor, cada día se va fortaleciendo más a pesar de todas las vicisitudes. En Cuba hay un verdadero movimiento sindical liberador que nunca ha estado ni estará ajeno a la causa y los intereses de los trabajadores.

ALL: En cuanto a la solidaridad internacional…

PPA: Recibimos numerosas muestras de solidaridad por parte de los trabajadores y organizaciones sindicales agrupados en la Central Latinoamericana de Trabajadores, ahora fusionada en la Confederación Sindical de las Américas, de los sindicatos cristianos de Holanda, Bélgica, de la Unión Sindical Obrera de España, de Solidaridad de Trabajadores Cubanos ( organización sindical cubana en el exilio ), de República Dominicana, Venezuela y de otras organizaciones y personalidades amigas; mención especial quiero hacer del Diputado por el Partido Popular Carlos C. Salvador Armendáriz quien hizo la propuesta de exigir mi liberación incondicional al gobierno cubano por parte del Congreso Español que fue aprobada por gran mayoría.

ALL: Y con relación a Venezuela algún mensaje en especial, esta entrevista va a ser publicada en primer lugar por allá…

PPA: Los trabajadores cubanos y venezolanos debemos unirnos, apoyarnos mutuamente, es una necesidad que nuestras ideas, aspiraciones y luchas se conozcan en ambos pueblos y no las que proyecta el Gobierno cubano.

(*) UMAP: Unidades Militares de Ayuda a la Producción, en realidad campos de concentración creados en Cuba en la década de los 60 para ciudadanos desafectos, disidentes, religiosos, homosexuales u otros calificados como “antisociales”.

Para más detalles consultar: http://es.wikipedia.org/wiki/Unidad_Militar_de_Ayuda_a_la_Producci%C3%B3n

© Dr. Antonio Llaca.

Santo Domingo/Rep. Dominicana. Agosto/2008.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad